Según los informes, Capcom obligó a los empleados a trabajar en el lugar, ignorando las reglas COVID de Japón.

Ace Attorney: Justicia para todos

La pandemia mundial ha estado ocurriendo durante un año en el oeste, pero más tiempo en muchas partes de Asia, donde se descubrió el virus por primera vez. Como en muchos países, Japón, hogar de varios estudios y editores de juegos de alto perfil, instó a los trabajadores a quedarse en casa, o al menos a limitar el número de empleados en la oficina.

Sin embargo, se ha informado que el desarrollador de Resident Evil y Monster Hunter, Capcom, con sede en Osaka, supuestamente obligó a sus empleados a trabajar en el lugar y se negó a dar tiempo libre si contraían el virus. Estos informes provienen de un denunciante que habló con el Japanese Business Journal y fueron reportados por Kotakus Brian Ashcraft.

En el Business Journal publicado el 10 de marzo, el denunciante anónimo describe la presión ejercida sobre los empleados para «apoyar la economía japonesa». Los ejecutivos enviaron un correo electrónico culpando a su decisión de los ciberataques y las fugas de datos durante el año pasado, ya que la posibilidad de que sus empleados trabajen de forma remota parece representar otro riesgo de seguridad.

Según el informe, cualquier persona que se niegue a trabajar en la oficina será puesta en espera en casa (donde, si interceptan COVID, se les ha dicho que es «su propia responsabilidad» y «su propio riesgo») o amenazados. Limitaciones de su trabajo.

La oficina de relaciones públicas de Capcom respondió al Business Journal, afirmando que estaba «comprometida con la salud y la seguridad» y que había ofrecido horarios escalonados, teletrabajo y máscaras con controles de temperatura migratorios obligatorios y distanciamiento social forzado a todos los involucrados.

Sin embargo, Business Journal no pudo confirmar todas estas medidas, ya que Capcom no tiene ni permite sindicatos y las horas de trabajo flexibles dependen de su rango dentro de la empresa.

Todas estas acusaciones con respecto a las prácticas comerciales de Capcom técnicamente no infringen la Ley de Normas Laborales de Japón, señala Business Journal, pero afirman que tales prácticas son explotadoras pero injustas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *